CCTV es la abreviatura de circuito cerrado de televisión. En los Estados Unidos, este sistema se utiliza principalmente para las cámaras de vigilancia de las empresas. En Europa, el CCTV es incorporado a la policía, en las zonas céntricas de ciudades en algunos países enlazados mediante cámaras.





La mayoría de las instituciones importantes, como los bancos o las escuelas, tiene redes de CCTV para reducir la necesidad de seguridad humana. Las prisiones utilizan CCTV para monitorear el comportamiento desde una ubicación central además de las patrullas regulares. El vídeo tomado con CCTV puede ser registrado y revisado posteriormente.


¿Qué es un Circuito cerrado de Televisión? Se trata de un sistema de tv que no difunde la señal públicamente, "en abierto", sino que transmite las imágenes a un monitor (o varios monitores). En líneas generales, un sistema CCTV se compone de cámaras (que producen la señal de vídeo) cable o transmisores/receptores inalámbricos o Internet (para transmisión de la señal de vídeo) así como monitores (para el visionado de las imágenes).


Un sistema de CCTV es uno de los sistemas de seguridad más disuasorios y eficaces, operando 24/7/365 y por ello su uso se ha extendido tanto en ámbitos públicos como privados.


Otra característica muy relevante de los sistemas CCTV es su versatilidad, y así podemos encontrar estos equipos cumpliendo todo tipo de funciones.